Íntimas, asomadas a un sector particularmente panorámico de la costa, estas deliciosas terrazas son un lugar privilegiado para vivir en el silencio y la paz las emociones de una vista realmente excelsa.
Ideales para disfrutar una puesta de sol en romántica compañía o admirar las estrellas rutilantes en el cielo estival, tan grandes que nos parecerán más cercanas.
Sentarse una noche en estas terrazas será una manera única para alimentar la armonía y serenidad entre Ud. y su pareja, para generar recuerdos indelebles.