El Hotel Residence Acqualcada se halla en un sector particularmente panorámico de la costa eoliana, con vistas a Panarea, Salina y Stromboli.
En sus alrededores las rocas volcánicas se han hecho esculturas y es sumamente emocionante admirar las espectaculares formas de los acantilados sobre el agua, sus magníticos reflejos en el azul intenso de las aguas mediterráneas.
Sitio ideal para dar largos paseos sumergidos en la paz, descubriendo las maravillas de la naturaleza, Acquacalda adquiere matices profundamente emocionantes al atardecer, cuando el sol, resbalando tras las siluetas de las islas vecinas, tiñe de rosa y naranja el cielo y el mar.